Al cantar a Manuel

Hoy traemos un disco de la cantaora flamenca catalana Mayte Martín (Mayte Martin) llamado Al cantar a Manuel (Mayte Martin – Al Cantar A Manuel), un disco sencillamente delicioso, hay que degustarlo con delicadeza, en tranquilidad y con los 5 sentidos.

Mayte Martín le ha dado vida, y con acento netamente andaluz, a los poemas del malagueño Manuel Alcántara, de ahí el título del disco (Al cantar a Manuel – Alcántara Manuel), uno de los poetas contemporáneos más importantes de Andalucía. Este disco fue un encargo para homenajear al poeta durante la Bienal de Flamenco de Málaga del año 2007 que posteriormente se transformó en espectáculo, llamado alCANTARa MANUEL, que fue presentado en la Bienal de Flamenco de Sevilla del año 2008, para finalmente transformarse en esta obra de arte que hoy nos ocupa.

En el vídeo que acompaña podemos ver a Mayte interpretar en directo Por la mar chica del puerto (Mayte Martin – Por La Mar Chica Del Puerto) en el Teatro Español de Madrid.

No podemos dejar de revisitar de vez en cuando este excepcional trabajo que no deja de ponernos la piel de gallina cada vez que nos acercamos a su mágica combinación de guitarras, violín, percusión y contrabajo con la voz más íntima de Mayte.

Manuel Alcántara

Manuel Alcántara

Como ejemplo de lo que nos depara esta obra maestra, puedes leer íntegramente el poema En Aquel Tiempo de Manuel Alcántara, convertido en el cuarto tema del disco por Mayte Martín:

Yo tuve el corazón capaz de lluvia.
Ocurría febrero con sus alas
y el tiempo digital nos puso juntas
las manos y los ojos y los cuerpos:
toda la tierra que el amor excusa.
Igual que el viento en las banderas altas
se comportó en nosotros esta música.
Me fui quedando acompañado y cierto,
entendido en los bosques de mi jungla,
leñador orgulloso de raíces
que no debieron nunca estar ocultas.
Lo de siempre se puso a ser distinto:
el mar entero cupo en una urna,
el hielo de los vasos provenía
de una lejana nieve, nuestra y única,
mis manos migratorias se quedaron
a vivir en tu tierra más profunda
y en mi boca, de siempre descontenta,
dimitían de pronto las preguntas.
Presenciadas por dos cambian las torres,
la muerte aplaza sus gestiones últimas
y estar vivo se agita y condecora.
La muerte debe ser como un espejo
donde uno mira y mira sin ver nunca.
Ven cerca. Más. Que entre los dos no quepa
ninguna muerte ni ninguna duda.
Te hablo desde febrero y desde siempre:
sabemos del amor por lo que alumbra,
por lo que tuerce y acrecienta y rige,
por su forma de andar en la penumbra…
Y así, sobre semanas perseguidas
izamos con esfuerzo nuestra alma.

Por último os dejamos con el enlace a la lista de reproducción Al Cantar A Manuel y esperamos vuestros comentarios.

Deje un comentario